| I ACTO HUMANO | II ACTO PROFANO |

I ACTO HUMANO

LA VENTANA

La ventana comenzaba a entrecerrar sus venecianas
Al derribarse el tiempo en otra hora no prevista
El tiempo cual fueteada yegua
Fue dejando hacia atrás
Un reguero de ilusiones muertas.

El tigre y el chacal . . . la hiena y el león
Clavaron garras y colmillos en el lomo inocente
De la vida.

Creciéronme lunares . . . canas que corren
Por el filo incandescente de los rayos
Sonó una vez el cascabel de plata
Corrí tras Hamelín
Llevaba una cadena interminable de miserias
Y yo la seguí pensando que era el collar de
Transparencias.

.............

¡Salta y cae en el presente!
¡Bebe el claro de la luna!
Mírate en el vidrio que cierra la ventana

¡No . . . no hacia afuera!
No dejes que te engañe el paisaje de la lluvia
Pues es lluvia ya pasada.

La ola que arrogante besa las riberas de la playa
Con sonidos
Con espumas
Con iracundos arrebatos
Levanta gloriosa la frente ante la vida
Y se yergue desafiando al cielo.

Traga el aire salobre
Traga la arena platinada
Se traga ella misma
Con su garganta draconiana
Mas todo dura un solo instante
Un parpadeo. . . un palpitar de estrella.

La ola altiva regresa a la fuente donde fue creada
Y ya rendida ante el acto y la experiencia
Se entrevera con los átomos del agua.

La identidad del hombre
En igual escala se entrevera
Con los átomos terrestres de la ola
De la ola del polvo
Y de la muerte.

Gota de agua luminosa
Que hace brotar la gota de rocío
Para calmar la sed
              De Dios
         Del polvo
Y de la rosa.

Cecília.